sábado, 5 de mayo de 2012

Curva Peligrosa

Título Original: «Curva Peligrosa»
Intérprete: «Los Tamara»

Análisis:

De todos es sabido que la DGT no se caracteriza precisamente por su sutileza, comedimiento y buen gusto a la hora de diseñar sus campañas publicitarias para incitarnos a una conducción responsable cuando nos encontramos ante el volante de nuestro vehículo.

Desde hace unos años, los miembros amputados, los cuerpos volando por los aires y las cabezas empotradas contra los salpicaderos pululan por nuestras pantallas televisivas en los anuncios de la DGT, como si de un Festival Lúdico-festivo de “Sálvame Deluxe” se tratara.

Pero los que ya tenemos unos añitos, sabemos que en otros tiempos no fue así. Nos acordamos con cariño de Stevie Wonder y su “Si Bebes No Conduzcas”, o anteriormente, allá hacia finales de los 60, —aunque en este caso no formase parte de ninguna campaña publicitaria auspiciada por la DGT—, ¿quién no se acuerda de ese bello, sentido y moralista tema cantado por la insigne Perlita de Huelva titulado “Precaución Amigo Conductor”?

Para incitar a la DGT y a sus responsables a que retomen aquel camino hoy en día abandonado, en aras de una más ecuánime y ponderada salud mental de los televidentes españoles, propongo esta danzarina y ejemplarizante cancioncilla de un mítico grupo gallego –ya mencionados en alguna otra canción anteriormente publicada— llamado “Los Tamara”, y que tiene por título “Curva Peligrosa”.

A ritmo de cumbia gallega nos incita, cual hace esa famosa leyenda urbana llamada “La Chica de la Curva”, a conducir con los cinco sentidos puestos al volante, guardando el respeto y prudencia necesarios para enfrentarse a la temida curva peligrosa que se nos presenta en el horizonte.

Aderezada con una orquestación exquisitamente efectista, los clarinetes, los saxofones y las trompetas, ejecutan sus sones cual timbrados cláxones motorizados, mientras las armonizadas voces colorean al solista, cual “Pepito Grillo” de la conducción responsable, canturreando “Ten, ten cuidado, con la curva peligrosa, con la curva peligrosa...”. En definitiva, una canción indispensable para acompañarnos en esas ocasiones en que estamos ante el volante de nuestro vehículo, junto al codo fuera de la ventanilla, el ambientador de pino colgando del retrovisor y el inefable marquito plateado con las fotos de la mujer y los niños, circundados todos por un letrerito en relieve con letras rojas que reza “¡NO CORRAS PAPÁ!”. Snif, snif... Que se me caen las lágrimas de la ternura y emoción que me producen esos recuerdos que creía olvidados...

Reproducir canción:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor friqui de Burgos... Cuanto tiempo!! Que le digo yo... le han echado de Intereconomía eh??!!. Vuelve a Blog eh?!. Castigo de Dios!!

Anónimo dijo...

Me'ha pillao, estimado señor anónimo... Lo que no sé es si me contarán en la próxima lista oficial de desempleados...